La gran mayoría de las personas que tienen que recurrir al alquiler de sillas de ruedas en Terrassa, lo hacen por haber sufrido una lesión o un traumatismo en alguna de las piernas. A medida que avanza su proceso de recuperación prácticamente todos ellos tendrán que aprender a caminar con muletas. Salvo en el caso en el que se hayan visto afectadas las dos extremidades, lo más habitual es que, al menos durante los primeros días, el paciente no pueda apoyar la pierna dañada.

La única forma posible de caminar con muletas cuando no se puede apoyar una de las piernas es apoyar el peso del cuerpo sobre la pierna sana mientras se avanzan las muletas y volcar sobre estas el peso una vez que están bien apoyadas. Muchos de los que tienen que caminar de esta forma suelen prolongar el alquiler de las sillas de ruedas en Terrassa para alternar su uso con el de las muletas.

Cuando se llega a la siguiente fase, el paciente siente un gran alivio. Por fin puede apoyar parte del peso del cuerpo sobre la pierna dañada, aunque debe seguir avanzando las dos muletas al mismo tiempo que la pierna dañada. El ejercicio hace que la pierna enferma vaya recuperando fuerza y masa  muscular de modo que, en poco tiempo, ya puede empezar a caminar avanzando alternativamente las muletas para descargar peso de las piernas.

En la última fase de la recuperación el paciente camina utilizando únicamente una muleta, sujeta siempre con la mano contraria a la pierna herida, hasta que, un día, descubre que puede caminar perfectamente sin necesidad de utilizar ningún tipo de ayuda.

En la Farmacia-Ortopedia Can Parellada encontrarás muletas ajustables para todas las medidas y pesos.